https://www.youtube.com/watch?v=6VbE35L2s5Q&t=2s

La canción

de Hipólito

Érase una vez, en una ciudad de Paraguay, un hogar de ancianos.

Uno imagina estos hogares llenos de personas mayores y a la vez llenos de soledad, rodeados por un silencio que casi se puede tocar.

Sin embargo, Hipólito, con su guitarra, colma de vida el salón del primer piso y regala una excusa a las señoras que se convierten en las protagonistas de la pista de baile.

Habremos pasado una tarde con ellos, habremos bailado juntos, habremos roto un poco su monotonía. Lo que ellos no sabrán es que, a través de vuestras donaciones, también habremos comprado el nebulizador que necesitaban.

Hipólito, con su música y voz, nos ha contagiado a todos de vida. Gracias Hipólito por este momento feliz.

Pilar Puig

Leave a Reply